Humo sin fuego.

En 1885 en una localidad cercana a Illinois, Seneca, en el mes de diciembre y después de la cena de navidad ocurrió algo bastante extraño. Una pareja invitó a cenar a su peón, después de la cena los tres bebieron Whisky de una botella que el marido compro.

El peón mareado por el licor, decidió irse a descansar. Este dormía en una habitación fuera de la casa. Los dueños de la misma se quedaron despiertos y siguieron bebiendo. A la mañana siguiente el peón fue a la casa y para su asombro descubrió una densa cortina de humo negro.

Rápidamente subió al dormitorio de la pareja y horrorizado descubrió al marido tumbado en el suelo y muerto.  La mujer había desaparecido. El peón fue en busca del hijo, que vivía en una granja cercana, y este junto a un vecino y al peón de los padres volvieron a la casa. Allí descubrieron un gran agujero en la cocina y restos de huesos y un cráneo.

La autopsia declaro que el marido había muerto debido a la inhalación de humo, algo sorprendente puesto que el resto de la casa no había señales de fuego. Los restos que encontraron calcinados eran de la mujer. De los hechos que se derivaron sacaron una hipótesis, la mujer habría sufrido una combustión espontánea y por eso se originó la gran masa de humo que mató al marido de la mujer.

Casos sin explicación.

Nos os pasa a veces que cuando estamos solos, nos ocurren cosas muy raras. Sombras, ruidos extraños, luces que se apagan y se encienden…

No me gusta mucho quedarme, sola entre la imaginación y el miedo las noches se me hacen muy largas.

No siempre me ha dado miedo quedarme sola, esto empezó en el mismo momento que una de las noches en la que dormía a mi hija de dos años, está se volvió me miró y me dijo, “mamá el señor y la señora de la puerta me están mirando y me dicen que me quieren mucho” No os puede describir lo que me paso por el cuerpo, solo sé que tarde menos de un minuto en encender todas las luces de mi casa y tiene tres plantas.

Cuando me tranquilicé, una pena muy grande me invadió el corazón y no paré de llorar, pues hacía dos meses que mi abuela había muerto y tres años que mi tito también falleció.

Cuando me reuní con mis amigas y les conté lo sucedido, una de ellas me contó algo muy parecido. Su hijo aún dormía en cuna y dice que por las noches cuando lo acostaban escuchaban por el interfono como se reía, igual que cuando estaba con un adulto, pero en la casa solo estaban ellos dos y el bebé y los dos estaban en la sala. Una de la veces que el padre fue a la habitación para ver de qué se reía, el padre le pregunto al bebe y tú de que te ríes. Y él bebe entre balbuceo señalaba para la espalda del padre, este cuando se volvió no vio a nadie, pero justo en ese momento sintió como le rozaban en el cuello y un escalofrío invadió todo sus cuerpo.

Leyendas en España.

Cuando suelo viajar me gusta infórmame de los lugares que puedo visitar. Me gusta saber dónde podemos comer, si hay algún balneario cerca, paisajes de interés y sobre todo, si el lugar en sí, tiene alguna leyenda.

Pues bien en el puente de diciembre, nos fuimos a Cuenca y nos gustó mucho todo lo  que vimos y su gastronomía. Antes de irnos miré en internet sobre leyendas o cuentos y encontré una que me pareció muy original.

Trata de un joven en tiempos pasados con muy buena posición económica y social. El Lozano y apuesto muchacho con edad casamentera, cada noche regentaba a una muchacha diferente y una vez robada la honra de está, desaparecía sin hacerse cargo de la misma. Una noche sus ojos se clavaron en una preciosa muchacha, la joven no pasaba desapercibida para nadie y tanto mujeres como hombres envidiaban y adoraban la sutil belleza de la doncella.

El muchacho al verla quedó rendido a sus pies y loco por ella no desistía en cortejarla sin adquirir el fin que se había propuesto. La joven como sabía de sus andanzas siempre lo rechazaba.

La noche víspera de la fiesta de todos los Santos, la joven le dijo al muchacho esta noche seré tuya, “Te espero en la puerta de las Angustias. Seré tuya en la Noche de los Difuntos”.

El muchacho se vistió con sus mejores galas y utilizó el mejor perfume que tenía. Cuando estaba listo para salir se desato una enorme tormenta y los rayos que de ella salían alumbraban el lugar entero.

Pronto el muchacho llego al lugar donde habían quedado y allí estaba ella tan preciosa y radiante como de costumbre.

Los enamorados se unieron en unos apasionados besos, la cosa se fue haciendo más y más viva y los enamorados desatados por el deseo no pararon de tocarse y deshacerse en arrumacos.  El empezó a subirle la falda del vestido y ella ensimismada en la locura le ayudo con los ropajes. Cuando de pronto lo impensado sobrevino, ella dejó de ser una hermosa doncella para convertirse en la bestia, en el mismo anticristo.

El muchacho sobrecogido por lo ocurrido corrió desesperado buscando la forma de huir. La sublime doncella convertida en el diablo se reía a carcajadas. El joven expuesto por el miedo llego hasta una cruz presa del pánico y allí fue donde la bestia lo embistió con sus garras, hiriendo al joven al mismo tiempo que dejaba impregnada su huella en la misma cruz.

El chico horripilado contó la terrorífica historia y nadie le creyó por tropiezo de su pasado. El joven fue ingresado en un santuario y nunca más volvió a ver la luz del día ni la de la noche. De la joven doncella nadie supo más de ella.

Hoy en día la huella sigue estando visible en la misma cruz donde el joven galán se aferró para salvar su vida.

Situaciones inexplicables en Villanueva del Rio y Minas

En este pueblo de la sierra de Sevilla, han pasado cosas muy atrayentes e inquietantes. Algunos de sus vecinos cuentan que en las inmediaciones de una zona apartada del pueblo han surgido hechos de difícil explicación.

La zona en sí, en la que han ocurrido estos hechos se llama “Las Canteras”. Las Canteras es una zona alejada del pueblo a las afueras del mismo, con una densa concentración boscosa a ambos lados de la carretera, su fauna es muy vario pinta, desde conejos, libre, víboras, ciervos, jabalíes, zorros entre otros animales salvajes, las viviendas más cercanas sientan a kilómetros.

Es una zona muy transitada de día por trabajadores, ya que hay varias graveras en las que constantemente entran y salen vehículos de gran tonelaje.

La gente suele ir a este bosque a pasar un día de campo, años atrás se podía acampar. Muchas son las personas y trabajadores,  que han relatado sucesos anormales. Luces que no se podía inquirir su fuente,  objetos en el cielo que no eran aviones, accidentes en las graveras muy peligrosos y que inexplicablemente no ha transcendido a mayores, sensación que alguien te observa…

Existe una leyenda en este sumido boscaje de alcornoques, eucalipto, pinos y encinares que ha pasado de padres a hijos. Por dicho sombrío paraje existen varias cuevas situada en el cerro de la Encarnación, el cual en su interior está hueco. Una de sus cuevas cuenta la leyenda que todo aquel que entra con una luz se le apaga,  si el objeto de lumbre es una vela, su fugaz luz se extingue, si utilizaban una linterna esta dejaba de funcionar.  Un trabajador del teleférico, Guarda de la zona, quiso hincar en la tierra una barrena de metro y medio para poder atar al perro y que no se escapara, la barrena se quedó clavada en la tierra para gran  esplendor del guarda, y segundos más tarde el cerro como por arte de magia se la trago y se esfumó en su interior.

Los ufólogos dicen que esta zona de Sevilla, es donde más movimiento ufológico han podido observar.